“Sé lo que es empaquetar tu vida en dos maletas y avanzar hacia el vacío” Andrei

23 June 2023

Más de 800 personas refugiadas acogidas por San Juan de Dios en 2023

Tras superar la barrera de los 100 millones de desplazamientos forzosos en 2022 en todo el mundo, este primer semestre de 2023 supone un reto constante para los equipos profesionales del Programa de Acogida y Protección Internacional de la Orden San Juan de Dios en España, que llevan atendidos a más de 800 personas de diferentes nacionalidades, el 36% menores menores de edad.
En 2022, el 65% de las personas refugiadas adultas acogidas en San Juan de Dios logró obtener un contrato laboral
Aunque la agenda mediática priorice el conflicto del pueblo ucraniano, y sin dejar de ser sumamente importante por la cercanía a nuestro país, también existen multitud de conflictos en todo el mundo que necesitan ser atendidos. En total, desde que San Juan de Dios comenzó su Programa de Acogida, se ha dado apoyo a más de 1.900 personas refugiadas y solicitantes de asilo procedentes de 36 países de todo el mundo, entre ellos la propia Ucrania, pero también Rusia, Afganistán, Siria, Yemen, Senegal, Nigeria, Etiopía, Honduras y Venezuela. Según ACNUR, afirma que la realidad es que cada día más personas sufren desplazamientos forzosos, sumando actualmente 110 millones de personas. En este contexto, Merlys Mosquera, responsable del Programa de Acogida y Protección Internacional de San Juan de Dios en España ha explicado que “cuando hablamos de integral nos referimos a que, además de un hogar seguro, es ofrecer acompañamiento psicológico y legal, y se desarrollar itinerarios de empleo y formación, según el perfil y las expectativas de cada uno”. Una atención integral incluye también la escolarización 100% de los menores y el aprendizaje del idioma de acogida, entre otras acciones.

“Aquí mi hijo tiene un futuro posible, que era imposible en Ucrania” Nadiia, refugiada ucraniana

Como en todas las guerras, el conflicto de Ucrania tiene multitud de efectos sociales. Además de romper a todos los sectores, lo que ocasiona una profunda desorganización y caos en el país, causa una inestable situación que produce una deshumanización de las zonas afectadas, violencia, y a nivel psicológico, hacen que las personas pierdan su autoestima, espiritualidad y su propia naturaleza humana. La sociedad normaliza la palabra refugiado y ven la ruptura de familias como consecuencia del fallecimiento de seres humanos o el exilio de sus seres queridos. Nadiia es de Ucrania y lleva más de un año en España. Actualmente está acogida por San Juan de Dios en Ciempozuelos de Madrid. “Tengo un hijo con TEA que está obteniendo los tratamientos sanitarios adecuados y la posibilidad de educación.  Aquí él tiene un futuro posible, que era imposible en Ucrania”. Su deseo es poder desarrollar su carrera como dermatóloga en nuestro país, y por ello agradece al Centro San Juan de Dios la oportunidad que le ha dado a ella y su hijo. Andrei es ruso y vivía en Ucrania cuando llegó la guerra. Ahora vive en acogida en León por San Juan de Dios. “Sé lo que es empaquetar tu vida en dos maletas y avanzar hacia el vacío, tuve que salir de Ucrania porque me dieron una paliza en el portal de mi casa y la situación se volvió insostenible”. Al igual que él, otras personas rusas se han visto empujados al exilio debido al endurecimiento de la censura, la llamada a filas o la represión contra la comunidad LGTB+. “Mi familia es muy homófoba y no me considera un ser humano. De hecho, tuve que huir de mi casa” ha confesaba  Andrei.

El apoyo de San Juan de Dios en materia de cooperación con Ucrania va más allá de acoger y dar hospitalidad a refugiados. Al oeste del país, en la ciudad de Drohobych, encontramos a la comunidad de Hermanos de San Juan de Dios de Ucrania, que dispone de un centro dedicado a la labor social. En la actualidad sigue atendiendo a las personas tal y como se hacían antes de que comenzase el conflicto: personas vulnerables de todas las edades, entre ellas personas mayores, con discapacidad y migrantes; y ahora también a las personas desplazadas por la guerra, principalmente mujeres y menores.

Desde los orígenes de la Orden Hospitalaria hace casi 500 años, los Hermanos de San Juan de Dios empezaron a trabajar en numerosos países en situaciones de empobrecimiento, fue en 1991 cuando fundaron Juan Ciudad ONGD, como la herramienta de la Orden en España para ejecutar y pilotar la Cooperación Internacional, entendiendo ésta como la proyección universal de la solidaridad institucional, junto con la Misión, Visión y Valores de la institución. La Obra Social San Juan de Dios apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. El conflicto de Ucrania es un ejemplo más de todos los proyectos que la Obra Social apoya a través de su cooperación internacional. Son muchas las personas que nos necesitan y gracias a las aportaciones de personas como tú podemos estar a su lado. Ahora más que nunca, Hospitalidad. Tu apoyo ahora es más necesario que nunca.